Notas

FIRMAMENTO

Bruce buceaba por el agua del inmenso océano. Aquel sobre el cual se había hecho el firmamento, donde se encontraban las estrellas. Era de mañana y por la transparencia del agua se veía una pequeña porción de arrecife coralino vivo; el resto parecía desierto, habiendo sido arrasado por el extremo calor de las aguas, de estos días. El hombre observó su imagen colorida. Era realmente bello. Pensar que hace diez años más de la mitad del arrecife estaba vivo y que hace viente prácticamente todo: “Estamos acabando con la vida”, se dijo, “y cuándo se termine todo y se sequen los mares, ¿qué quedará? ¿cómo es posible que todo se esté terminando y muchos hombres, demasiados estén haciendo todo para acabar con esto en lugar de salvarlo? ¿Por qué? ¿Les gustará nadar en aguas muertas? Si no es así entonces, ¿qué pasa? ¿Qué queda? ¿Lo sabrá Dios…? ¿Lo sabremos nosotros?”, se concentró aún más y entendió. “Es eso, con el alma muerta el hombre no puede entender su realidad”.

EL    HOLLÍN

Por Luis En la Biblia Vulgata, en el Génesis, hasta donde voy, dice que el hombre y la mujer deben tener intimidad de manera recatada. Yo disto mucho de ello; pero también me pregunto: ¿Qué diría Zeus de ello? El tenía fama de recatado y de haber gozado de mujeres, o Atón, el Dios del Sol de los Egipcios, durante un período corto, pero consciente de la necesidad del recato por parte de los humanos. ¿Qué hay de quienes son polígamos? Bueno en el Islam hay cierta alternativa para quienes buscan ello. Entonces: Dios permite también la poligamia o debe ser uno casto todo el tiempo, como lo son los curas de la Iglesia Católica. ¿Y que hay de las mujeres normales que hacen cualquier depravación con tal de hacerse “Diosas” y hasta hacerse creer puras y castas? O Dios está confundido o está lejos… Yo simplemente me quedo con aquello de si está sucio hasta tiene cochambre u hollín y si es blanco, está iluminado y tiene plantas bonitas en el interior está bien. Cuestión de enfoques: ¿Cuál es el suyo estimado lector?

DIGNIDAD

Veo el prado a lo lejos. Un grupo de gorriones está ahí. Veo al otro lado y encuentro unos cuervos, de esos comunes, delgados, no muy avivados. Cuando me doy cuenta camino por la vereda que dejan los dos grupos, distanciándose el uno del otro… blanco, negro; derecha, izquierda; ¿dos o cinco? O me voy por en medio, algo así como por el centro, o estoy arriba o me voy para abajo o hay que mirar alrededor: ¿Dónde estamos?

        En la panza está buda, en el plexo Solar uno de los chakras, arriba a la izquierda está el corazón, pero, ¿el de Cristo está como a la misma altura en el centro?

        La vida es un misterio para mí. El alma, el espíritu es algo escurridizo para mí, ¿Cuál es cual? O nos vamos por el camino de entre los dos, ¿sería la tercera vía?       Cómo dice una canción por ahí, traducida del inglés: “Mira hacia arriba, mira hacia abajo, hay un mundo loco afuera y nunca debemos de perder nuestra dignidad.

LA REALIDAD

Uno busca… Hay quienes buscan décadas y hay quienes lo hacen toda la vida. Cuando es por décadas, se tiene la fortuna de haber llegado al lugar deseado. Pero, ¿qué busca uno? Uno busca algo, tal vez para algunos podría ser la ausencia del sentido de veracidad en la vida lo que hace mirar alrededor y ver qué se puede encontrar. En el alrededor, sin duda, algunos lo clamarían, está el interior, también. Entonces, posiblemente, si no ves tu exterior, no puedes comprender tu interior. Como sea. Hay una canción de un grupo, disuelto ahora, que se llamaba Wings:  C Moon (Luna C, traducido al español), cuyo compositor decía algo así como: “Luna no seas tan cuadrada sé un poquito más redonda“. Ese hombre sabía entonces a dónde había que dirigirse. Hay de dos: negro o blanco. Alguien nos dio la opción de seleccionar la mejor opción: La que te hace vivir una vida de cuadritos o la que te hace vivir una vida sin bits ni bytes. Hace mucho tiempo nos hicieron y hemos sido libres de escoger. Yo me voy por la segunda opción.

EL VIRUS

Un virus es la mínima expresión de vida conocida en los microorganismos. Éste sólo puede prevenirse con una vacuna, de acuerdo con la ciencia. Sin embargo, al igual que su similar, el virus de computadora, también se reproduce de manera exponencial.  Yo me imagino a éste que nos acecha, como el de quien lleva una corona con muchos súbditos y, entre más de éstos se tienen, más pesada y difícil de llevar es ésta. Cómo se deshace uno de la corona, renunciando a ella, claudicando al poder, para vivir como uno más de la comunidad. Desafortunadamente quienes no sigan las reglas sanitarias de prevención y se queden con coronas que no estén con el lado bueno de las cosas, lo más posible es que sufrirán.

LA COMPAÑÍA

Para muchos tener compañía es algo así como comprarse un paquete de palomitas de maíz y, simplemente, disfrutarlo. Para otros, a veces, no resulta tan fácil. Hay un vitral en Toluca donde se insinúa algo así como que la mujer es la conexión con el universo. Es probable y, sin duda, el hombre, pese a todo es quien ayuda a tener los pies en el suelo. Por supuesto, cuando una de estas dos partes no está bien el resultado puede no ser muy prometedor. Lo que sí es de gran ayuda es tener a Dios, si usted cree en él y está de su lado, sino; en el caso del hombre, eso de que una mujer te puede hacer desgraciado o llevarte a las estrellas es literalmente un alto riesgo. La verdad, es mejor a donde sea pero bien y, por si las dudas, yo voy con Dios.

LA ILUSIÓN

Exponerse al Sol. Que le caliente a uno o que le queme. Que el país vaya viento en popa o que exista un déficit de electricidad. Que una persona se vea de una manera y al instante siguiente sea de una manera. Las posibilidades son infinitas. Maya es terrible o lo que sea se antoja de color rojo. Tal vez es porque uno siga perteneciendo a este mundo y no al de arriba. Jesús hizo el cambio. ¿Otros lo habrán hecho? Tal vez. Pero siempre ha habido opciones. Lo que nos haya creado sin duda siempre ha estado allí. Se explica en la Biblia, los budistas ni se atreven a mencionarlo pero no lo niegan, el prana existe “es energía”, dicen, pero, sin embargo, se mueve… Como sea lo indicado es buscar el camino y salir de la ilusión   hoyoblanco.com.mx

LA BRUJA

Es indudable que cada quien tiene sus creencias y valores. Sin embargo, también es indudable que estamos en una realidad donde existen dos fuerzas: la del bien y la del mal. Ser bueno, con mi limitado conocimiento, es hacer lo que uno quiera siempre y cuando no dañe o afecte a los demás. Desafortunadamente hay quienes llegan a manejar todo totalmente al revés para conseguir así lo anhelado: Esas son las brujas y los brujos decentes. Cuándo el contexto del la persona va más allá y lo bueno y lo malo se confunde a tal grado que uno se apersona lo que representa al grado de creerlo al 100% y, al encontrarse los dos extremos caer en la locura, a veces sin mostrarla. Eso ya es una persona perdida. Ahí Jesús sólo puede dejare ir. Ni la piedad sirve. hoyoblanco.com.mx

SOÑAR ES OBTENER

Una vez que se encuentra la fórmula para la vida. El reto es atreverse a conseguir el o los sueños pensados por uno a lo largo de su vida. Algunos tal vez se quedaron en la infancia, otros en la adultez joven, otros tal vez pudieran haber querido viajar y convivir más. La negatividad a veces es abrumadora. Nos bloquea los caminos. Los seres queridos a veces se distancian. Al final parece que no existe el más mínimo interés en uno. La caridad y la amistad no <<son para uno>>. Como si a pesar de ser uno decente eso fuera lo que todos evitan en su vida, por alguna razón desconocida. Entonces uno cae o resiste: lucha. Al final, si se hace bien, el camino se abre y el sueño llega  ¡Jesús!

ANTE LO CONTRARIO

Uno busca el amor a veces. Jesús es “amor”, dicen. Cuando alguien busca otra persona él hace lo posible para que se encuentren. Si al encontrarse hay química entonces posiblemente se desarrolle una relación. Se trata claro está de encuentros reales. No de sueños quijotescos. A veces pensar en alguien hace que las cosas se den. Nada está escrito todo mundo puede lograrlo. En una relación todo es evolución y cambio constante. Es acoplarse el uno al otro. La necesidad a veces engaña. Por ello es mejor el amor suave, sencillo, sin complicaciones. Ese que se dice es poco y que puede dar mucho. Así es como se dan usualmente los amores grandes. Cuando uno está en desgracia la soledad rodea. Ante la gracia, siempre hay dos.